Revista Mensual | Número: Febrero de 2021
Bajar en formato pdf
Fuentes consultadas:
EE.UU.-Gran Bretaña: The Economist (TE). Alemania: Deutsche Welle (DW).
China: Xinhua (XH). Rusia: Russia Today (RT). Irán: HispanTV (HTV). Líbano: Al Manar (AM).
Venezuela: Telesur (TS). Cuba: Cubadebate (CD). Brasil: Folha de Sâo Paulo (FSP). Colombia: El Tiempo (ET). México: La Jornada (LJ).
Argentina: Clarín (CL); Cronista Comercial (CR); El Cohete a la luna (COH); La Nación (LN); Página/12 (P12).
[<< Volver a la primera plana]

Con la responsabilidad a cuestas


La profundización de la disputa entre el capital global empuja a los trabajadores del continente a aportar a la tranformacion de las relaciones para producir en el mundo

Con la responsabilidad a cuestas

“La humanidad está llena de grandes y nobles esperanzas; su progreso no lo podrá detener nada, ni nadie.

El trabajo de los pueblos es precisamente eso: lograr la realización de esas grandes aspiraciones.

La aspiración de un pueblo hoy no es solo la aspiración de ese pueblo,

la aspiración de un pueblo encarna las aspiraciones de todos los demás pueblos;

lo que hoy interesa a un pueblo, interesa a todos los pueblos del mundo”.

Fidel Castro Ruz (1961)


En el concierto de la crisis de las relaciones capitalistas a nivel mundial, Nuestra América se perfila cada vez más en ser uno de los polos productivos de la economía global socializada. Sin embargo, las fuerzas del imperio continúan con sus intentos de saqueo de nuestras riquezas naturales y producidas, mediante los mecanismos de extrangulación ya más que conocidos: deuda, primarización y privatización de los recursos estratégicos locales. En este sentido, es bueno aclarar que aunque cambió el signo político del país de donde son oriundos el 80% de los grupos económicos mundiales, esto no detiene la escalada en la concentración económica, más bien agudiza las disputas y las contradicciones entre ellos y de ellos hacia la clase trabajadora. Los saltos productivos producidos en pos de agigantar sus ganancias, hacen a la vez, que el valor de todo lo que se produce sea menor, por lo tanto, no pueden entrar todos en la reproducción que ya empieza a dejar de ser “ampliada”. En esto, los organismos multilaterales, expresión de los holdings financieros mundiales, aprietan la soga de manera tal que los reducidos núcleos oligárquicos locales deben ceder y ajustar contra las mayorías para poder obtener aunque sea las migajas que los grandes capitales dejan. Pero esto revuelve más el ya agitado clima de nuestros pueblos que se alistan a pelear ya no solo para recuperar lo perdido, sino para construir nuevas relaciones de producción y de cambio, teniendo en cuenta que, ante el desplazamiento de millones del mercado, el barco se llena cada vez, más. Esto es bien comprendido, hace ya tiempo, por los países del ALBA, que junto a las alianzas estratégicas internacionales, van en busca de la construcción de nuevas relaciones que superen la conducta rentística y organicen desde los problemas comunes de la humanidad. Vamos a los hechos relevantes del mes (y el año) que pasó.

Primero la extrangulación, luego los terribles pronósticos

La necesidad acuciante de los grupos económicos globales de quedarse con todo a su paso no se detiene a pesar de que el estallido global de las relaciones capitalistas corroen aun más la hegemonía de los principales conglomerados mundiales, cada vez más chicos en número, no así en concentración económica. Esto se traduce en nuestro continente en la profundización del saqueo sistemático a las economías locales. Para ello los mecanismos de succión continúan a la orden del día encabezados por los organismos multilaterales controlados por el capital concentrado global, encabezados por Fondo Monetario Internacional que anunció nuevos desembolsos en los países del continente. Así es el caso ecuatoriano, donde el presidente Lenín Moreno, fiel representante de los intereses monopolicos, obtuvo U$S 2.000 millones, cómo primer adelanto de un total de 6.500 millones que el FMI se comprometió a entregar hasta diciembre de 2022. El monto será usado para la cancelación de la deuda con más de 3.000 trabajadores despedidos de empresas públicas, pago a jubilados y devolución de impuestos a unos 350.000 ecuatorianos, así como dinero para el programa de créditos estatales (TS 22/12). Sin embargo, el Centro de Derechos Económicos y Sociales (CDE) de Ecuador rechazó, ante la primera evaluación del programa con el FMI, el avance de reformas económicas regresivas propuestas por atacar “el ejercicio de derechos humanos, incluyendo derechos económicos y sociales como el acceso a la salud, educación, trabajo decente y una vida libre de pobreza”, incumpliendo el Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales suscrito por el Estado, dejando a la deriva la rendición de cuentas de programa que incluye consultas legislativas y a la sociedad civil. Al mismo tiempo, desde el propio CDE, expresaron preocupación por el enorme volumen de divisas que salen de la economía ecuatoriana, o que simplemente no ingresan a la misma por parte de los grandes grupos económicos del país (TS 22/12).

Con el caso de Ecuador como ejemplo certero del carácter confiscatorio del accionar de capital global, el endeudamiento que sujeta y condiciona a nuestras economías, se repite sistemáticamente en todo el contienete. En Brasil, si bien el gobierno redujo la previsión de la deuda pública del país del 93,3% al 91% del PBI, durante 2020, el endeudamiento llegó a niveles récord, por la fuga de divisas y agravado por el aumento de los gastos que el coronavirus ocasionó (FSP 23/12). Mientras tanto, en México las consecuencias de los gobiernos neoliberales que antecedieron al actual encabezado por AMLO, limitan los objetivos planteados por el nuevo gobierno de corte progresista. Así, solo en concepto de intereses de deuda, se pagó el 98% del total contraído en los ultimos 28 años, es decir, que todo el crédito tomado se duplicó carcomiendo las arcas publicas constantemente, multiplicando lo invertido en obras para el desarrollo económico propio (LJ 30/12). Estas condiciones dejan atados a los gobiernos, aunque sean de tinte popular, a tomar nuevos prestamos para poder sostener las economías locales. Así, el gobierno de México colocó un nuevo bono de referencia a 50 años, que aunque es por un monto relativamente bajo, U$S 3 mil millones y con una baja una tasa de interés, en el orden del 3,75% (LJ 5/1), son nuevas obligaciones que van sumando al total de la deuda, que asciende U$S 463.000 millones.

Estos condicionamientos se agudizan a medida que las monedas locales se deprecian ante el dólar, fruto de las presiones de los conglomerados economicos, divisa aun necesaria para que nuestras economías obtengan todos los bienes necesarios que no producen y que en su mayoría, son los insumos que sostienen la producción de materias primas. De esta manera, los bancos de capital brasileño con inversiones en el exterior, como Itaú, Bradesco, Banco do Brasil, Santander, entre otros, están presionados por las corridas sufridas durante todo el 2020 y necesitan alrededor de U$S 30 mil millones para sostener la liquidez, es decir la disposición de divisas, hasta 2022 (FSP 24/12). De esta cifra se hace cargo el Banco Central que deberá otorgar los dólares, so pena de obtener prestamos en el exterior, para financiar las principales actividades económicas del pais, vinculadas en su mayoría a la renta del suelo y del subsuelo. De esta manera, con tales condicionamientos financieros, las empresas de capital local continúan su derrotero a la bancarrota, ya que sus volúmenes negociados en las bolsas locales, se deterioran ante el avance de los capitales concentrados globales, que empujan constantemente los ataques contra las monedas locales.

Mientras tanto, los organismos que empujan al endeudamiento de nuestras economías, continúan vaticinando tristes desenlaces para nuestra región. Según el informe del Banco Mundial “Perspectivas Económicas Mundiales”, el crecimiento de América Latina, será inferior al 4% previsto a nivel global. A nivel caída del producto, durante el año 2020 los países más afectados fueron los del Caribe, cuya economía se sustenta sobre todo en el turismo, afectado por la pandemia, mientras que en el contienete la economía peruana fue la más golpeada, con una caída del 12% seguida por el derrumbe del 10,6% en Argentina, el 10% en República Dominicana y el 9% en México y para 2021, BM prevé que los creciemientos no recuperarán lo perdido. Sin embargo, para que esto no ocurra y que la región esté al nivel del resto del mundo, el presidente del Grupo Banco Mundial, David Malpass señaló que “es necesario dar un gran impulso a la mejora del entorno empresarial, aumentar la flexibilidad del mercado laboral y de productos, y reforzar la transparencia de la gobernanza” (CD 5/1), es decir, que llama a la profundización de las medidas de ajuste sobre el conjunto de nuestras sociedades. Por su parte, el Fondo Monetario Internacional no se quedó atrás, ya que el Director del departamento del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, sentencio que la segunda economía regional, Mexico, “dificilmente regresará a los niveles de PBI per cápita que tenía hace dos años antes de 2026/2027" (LJ 9/1).

De esta manera, ante la agudización de la disputa mundial del capital en tanto el reparto del cada vez menor valor producido, los mecanismos de presión y extrangulacion financiera, lejos de cesar, se profundizan con toda su fuerza, reduciendo aceleradamente la capacidad de respuesta de las fracciones oligárquico-resntisticas locales que se ven limitadas a acatar las medidas económicas dictadas desde los centros finacieros mundiales. Así, la imposibilidad de reflotar las economías derrumbadas por la propia concentración y centralización económica, coincide con la necesidad de succionar valor que tienen los centros financieros mundiales para poder reproducirse, aunque esto signifique la ruptura y el estallido de las alizanzas históricas con las oligarquías locales.

Menos ganadores locales

Este panorama de extrangulación financiera tiene su base material en el achicamiento de valor que es intrinseco al desarrollo de las fuerzas productivas, que bajo las condiciones del capitalismo se pone en función de la apropiación privada de esa cooperación mundial. De está manera, el desplazamiento de vastos sectores de la burguesía del mercado, es una constante crónica desde la conformación del monopolio. En nuestras tierras, dominadas por las fracciones locales de esa burguesía mundial, las oligarquías rentísticas, esto se traduce en la profundizacion del carácter primario de las economías. De esta manera, el superávit de la balanza comercial mexicana durante 2020, fue gracias al aumento de las exportaciones agropecuarias y agroindustriales, que subieron un 5,36% y un 3,25% respectivamente (LJ 21/12). Gran parte de este crecimiento se debió a la mayor colocación de carne en el mercado estadounidense.

De la misma manera, durante el 2020 se potenció el crecimiento del sector agroindustrial brasileño con un indice récord del 8,5% en el período de enero a agosto, según datos del Centro de Estudios Avanzados en Economía Aplicada (Cepea). Antes de la pandemia, durante 2019 las exportaciones agroindustriales representaron el 43% de las ventas externas totales del país, mientras que en 2020 esa participación se elevó al 49%. Mientras tanto, las exportaciones que no son del complejo agroindustrial, cayeron un 15%, según la Secretaría de Comercio Exterior (FSP 22/12). En este crecimiento, los sectores terratenientes y sus socios agroindustriales, se embolsaron grandes porciones de renta, a partir de los aumentos siderales de los productos de la canasta básica y por la devaluación del real durante los meses de la pandemia. Al mismo tiempo, el crecimiento de la producción de granos que pasó de 149 millones de toneladas en 2010 a 257 en 2020, hizo crecer la importacion de insumos como los pesticidas y fertilizantes, producción que depende de grupos economicos foráneos. En otras palabras, el avance de la productividad de la tierra, gracias al desarrollo de los medios y técnicas productivas, se lo quedan los centros mundiales, con cada vez menos mediación de la oligarquía local y cada vez más descargada la renta sobre la mayoría de la población.

En Paraguay, aunque con menor volumen absoluto, en los últimos 25 años aumento un 561% las exportaciones de soja, convirtiéndose en el quinto productor a nivel mundial y se proyecta un nuevo salto productivo para los próximos diez años, acompañado de un alza de la industria oleaginosa, que aumentó 244% en ese período, y pasó de 4.640 toneladas diarias en 1997 a 15.940 toneladas por día en 2018. Pero esta producción se concentra en solamente cuatro grandes transnacionales: Archer Daniels Mindland (ADM), Louis Dreyfus, Bunge y la Argentina AGD (Copraga) (CL 11/1).

Este avance del carácter primario de la matriz productiva en nuestros paises, continúa desplazando a las industrias manufactureras. En Brasil, la industria de prendas de vestir y calzado retrocedió un 24% en 2020, por encima de la caída promedio mundial del 17,3%, que ocasionó el parate productivo durante los inicios de la pandemia. De la misma manera, el sector productor de energía solar, fundamental para lugares del campo donde no llegan los tendidos eléctricos, cayo a manos del aumento de la importación de paneles solares durante 2020 (FSP 11/1). En la poderosa industria automotriz mexicana, según un balance Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la caída fue de un 20% en relación a balance interanual de 2019 (LJ 9/1). Pero la novedad del mes, fue el anuncio del presidente de la fábrica de automóviles estadounidense Ford, Jim Farley, que en 2021 cerrará sus tres plantas de producción en Brasil como parte de una restructuración de sus operaciones en Latinoamérica (TS 11/1). Esta “reestructuración” fue esxplicada por Luiz Carlos Moraes, presidente de Anfavea, quien afirmó que “Hay cuatro pilares principales: conectividad para el usuario y transporte de carga, vehículos autónomos, que ya están presentes en el campo y en la minería, nuevos servicios que nacerán asociados a esta automatización y electrificación”…"Para hacer esto, la industria tiene que hacer grandes inversiones aquí y en el exterior". Ya gregó que “exportamos impuestos incrustados en nuestro precio: por cada US $ 100 exportados, US $ 12 es un desperdicio de impuestos, y no es un problema en el sector automotriz, es en el sector industrial”, culpando al gobierno de Bolsonaro de no hacer nada en dos años para solucionar este problema (FSP 17/1). El hecho dejó conmocionada a todo el empresariado industrial brasileño, ya que el cierre de las plantas automotrices, lleva contenido el cierre de miles de talleres autopartistas y de insumos de capitales locales de poca envergadura. Es decir, que la necesidad de las grandes empresas de reducir los costos de producción para obtener el máximo beneficio ya les impide sostener las subsidiarias de las cuales succionaban la plusvalía que ellas generaban, el tiempo de trabajo necesario ya es muy chico.

Esta situacion hace cada vez más difícil el consenso entre las fracciones de la burguesía al interior de cada uno de nuestros paises, unas que empujan la primarizacion económica y otras que intentan, sin posibilidades en los actuales niveles de concentración económica, sobrevivir con subsidios del estado u otras medidas tomadas por sus gobiernos. En este sentido, las cámaras empresariales colombianas piden que sectores laborales protocolados no cierren después que el gobierno aplicó nuevas restricciones ante el rebrote del covid. El presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Jaime Alberto Cabal afirmo que durante el mes de enero, si se toman los datos de agosto, que en términos de restricciones es parecido, se pondrán en riego unos 750.000 empleos de las actividades de comercio, transporte y almacenamiento y alojamiento y servicios de comida (ET 9/1). En la misma línea, el gobierno de Bolsonaro decidió no renovar los subsidios dados a las empresas para pagar parte de los salarios a cambio de mantener empleos y el auxilio de emergencia de U$S 120 mensuales otorgadas a 68 millones de personas para evitar que se hundan en la miseria. Ante los cuestionamientos por estas medidas, el mandatario declaró “Brasil está quebrado. Yo no consigo hacer nada. Quería modificar la tabla del impuesto de renta, pero no pude” (FSP 28/12). Con esta excusa, el avance del proceso privatizador en areas estratégicas, recibió un nuevo envión, ya que Brasil comenzó a subastar más de 30 mil hectáreas de parques nacionales (TS 7/1).

La falta de consenso al interior de las formaciones económicas locales, también se reproducen a nivel continental. En el centro de esta cuestión esta la imposibilidad de acordar entre si, bajo la lógica de la renta, un sendero común con respecto al intercambio con los paises centrales, ya que estos no tienen como reternerlos en el historico marco de alianzas que la división internacional del trabajo les daba antaño. De esta manera, el vicepresidente del Senado de Chile, Rabindranath Quinteros (Partido Socialista), rechazó este lunes debatir de manera inmediata el Tratado Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico (TPP-11), debido a la gran cantidad de dudas y divisiones que genera. El senador manifestó que no pondrán en agenda el proyecto porque “no existe claridad respecto al impacto que tendrá esta normativa en el país” del tratado de libre comercio con centro en Estados Unidos que fue aprobado por la Cámara de Diputados en abril de 2019, con los con votos de la derecha (TS 11/1). Otro hecho donde las contradicciones entre las fracciones de la burguesía locales salen a la luz, fue el decreto reglamentado por el gobierno brasileño que autoriza de forma permanente una cuota de importación mínima de 750.000 toneladas de trigo en grano libre de aranceles para países ajenos al Mercosur, decisión que perjudica directamente a la Argentina, el mayor proveedor de trigo a Brasil. Se estableció que esa cuota de cereal no deberá pagar el arancel de 10,5%, estipulado por el bloque (LN 13/1).

Estas contrariedades, no son más que el derrotero necesario que las oligarquías locales transitan en la crisis crónica de las relaciones capitalistas. Si bien, en los sectores economicos primarios, la producción crece constantemente, esto no genera el valor suficiente para poder reproducir a todos sus miembros, derrumbando cualquier posibilidad de relaciones de intercambio que los puedan sostener. Ni que hablar entonces de las ramas industriales locales, que antaño servían a los grupos economicos para succionar el tiempo de trabajo de las empresas menos productivas, siquiera eso. Con estas condiciones los grupos locales dominantes históricamente ya no poseen el “paraguas” de los socios mundiales y se ven obligados a llevar las políticas de primarizacion, privatización, endeudamiento que agudizan las contradicciones hacia el interior de los paises de nuestro continente, descargando sobre las mayorías la crisis del puñado de capitales que controla la producción en todo el orbe.

Circunstancias que empujan al cambio

La aplicación de los ajustes sistematicos sobre el grueso de nuestros pueblos, agravados por la pandemia en 2020, continúan agrandando el tendal de desplazados de la producción. En Brasil, el desempleo rompió un nuevo récord en noviembre, llegando a 14 millones de adultos según datos publicados por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), aumentando en 4 millones desde mayo. La tasa de desempleo alcanzó el 14,2%, el porcentaje más alto de la serie histórica de la encuesta. Según el mismo informe, se advierte que el número de desempleados podría aumentar, ya que la ayuda de emergencia pagada por el gobierno se suspendió (FSP 24/12). En México, a pesar de la recuperación que supusieron las reformas del gobierno de AMLO, que frenó la sangría en algunos sectores ecoóomicos como el agro, la construcción y la extracción, hay alrederor de 2 millones de nuevos desempleados, fundamentalmente en el sector de los servicios y de la industria manufacturera (LJ 4/1). Aun más, al igual que en Brasil, casi el doble de los desempleados, no cuantificados, son los que perdieron sus trabajos y no volvieron a buscar. En la juventud, es la franja donde más se nota: más del 12% de los jóvenes mexicanos empleados en el sector formal perdieron su trabajo a raíz del Covid-19, según el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la tasa de desempleo juvenil es tres veces la de los adultos, la de informalidad es 1,5 veces más alta y 21% de esta población no estudia ni trabaja. Según el organismo, ese porcentaje en Lima (Peru) es del 70% y en colombia subio del 16 casi al 30% (LJ 15/1).

Estas bajas en los índices de empleo no son más que las consecuencias necesarias de la profundización incesante de la concentración económica, que en cada salto productivo desplaza a millones de trabajadores, sumando más población sobrante para el capital. Así las condiciones de vida de la clase obrera continua deteriorándose sumida en el hambre y la miseria. En Colombia, la incidencia de la pobreza monetaria, a través de ingreso, se incrementó entre 2018 y 2019, es decir, antes del Covid. El porcentaje de población sin el ingreso suficiente para garantizar alimentación y vivienda básicos y acceso a artículos de primera necesidad pasó de 34,7% a 35,7 % en ese periodo (ET 4/1). Mientras tanto, la precariedad de los empleos que quedan, crece exponencialmente. De acuerdo a la Procuraduria Colombiana, según la información del Ministerio de Salud, un 73% del personal de sanidad es tercerizado o con contratos de vinculación “indirecta” (ET 9/1). Más aun, según señala la OIT, la subcontratación laboral se extendió como estrategia común en las cadenas mundiales. Y esto no es solo a adultos, sino también puede imponerse a los niños, llegando a relacionarse con el trabajo forzoso y la trata de personas. 31% de las empresas recurre a la subcontratación para reducir sus costos (LJ 16/1). Ante esto los obreros ocupados pierden casi todo el margen de maniobra a la hora de imponer salarios. En Brasil, casi la mitad de las negociaciones colectivas entre empresas y trabajadores durante el mes de noviembre, luego de la devaluación del real, no lograron restablecer los salarios con relacion a la inflación, es más, solo 1 de cada 10 acuerdos terminaron en un reajuste favorable para los empleados (FSP 26/12).

Todas estas presiones sobre la clase trabajadora, en la acelerada necesidad de descargarle la crisis por parte de los grupos economicos, tienen sus consecuencias expresadas en las luchas que se gestan. En Perú, mientras el proyecto de Promocion Agraria, que otorga regímenes laborales y tributarios favorables a las empresas fue transformado en ley, la Federación Nacional de Trabajadores del Sector Agrario, Industrial y Riego, volvió a salir al cruce, reclamando su inmediata derogación, en una hondanada de protestas que llegaron hasta la propia capital y agruparon a todos los gremios agrarios, asi como también a otros gremios y agrupaciones indígenas. (TS 27/12). En la misma linea, pero de forma más espontanea, los trabajadores de la fábrica Ford brasileña, protestan contra decisión de cerrar sus fábricas en Brasil y despedir más de 5 mil empleados directos y unos 12 mil indirectos. Los obreros, responsabilizan al gobierno de Bolsonaro y a las políticas liberales de su ministro de economía, el ultraliberal Paulo Guedes, que fueron en contra de las políticas de alivianamiento fiscal que tuvo la multinacional durante los 101 años que estuvo en el país. Pero, en realidad, la reconversión tecnológica que planteó la empresa es la causa directa que definió el cierre de sus plantas brasileñas (TS 12/1).

Con tintes más políticos, los sindicatos de Ecuador convocaron a una marcha diez días antes de las elecciones generales, nucleados en el Frente Unitario de Trabajadores (FUT), para protestar contra la gestión del Gobierno de Lenin Moreno. El titular del FUT, Mesías Tatamuez, expresó que intenta privatizar los sectores estratégicos nacionales a días de dejar el poder y al mismo tiempo se opuso a la concesión de la Refinería de Esmeraldas y de otras empresas públicas y las áreas estratégicas del Estado: el petróleo, la telefonía, la minería y las empresas eléctricas. También las protestas se dirigen hacia las condiciones que el Fondo Monetario Internacional (FMI) impone para otorgar el préstamo negociado por Lenin Moreno (TS 12/1).

El desarrollo de las protestas encabezadas por los trabajadores en todo el continente, viene mostrando el ocaso del dominio rentístico y por lo tanto, de los grupos economicos en la región. Las millones de personas que nutren las filas de desplazados que las relaciones capitalistas ocasionan, abren paso a oleadas cada vez más fuertes de conflictos que van generando las condiciones de estallidos en donde la clase obrera necesita construir una nueva etapa de la humanidad, donde se deje atrás la condicion de subordinación que por cientos de años la burguesía la puso para garantizar su reproducción y sus intereses. En toda la lucha reivindicativa aparecen los embriones de la lucha política necesaria para superar la conducta rentística y salarial de la cual la clase trabajadora está impregnada luego de esos años de dominio.

Relaciones irreductibles

Con este panorama, los avances que se vienen gestando en el continente, son empujados inevitablemente a acelerarse. Esto es visible en los paises que se vienen sumando a la “nueva ola” a la cual el presidente venezolano Nicolas Maduro Moros hace referencia en una reciente entrevista con Ignacio Ramonet. Así, en Mexico, las reformas empujadas por el presidente Andrés Manuel Lopéz Obrador, en cuanto a la nacionalización de los recursos estratégicos de la nación, son resistidas por los grupos dominantes en aquel pais. Durante fines de diciembre un apagón eléctrico afectó una docena de estados y la oposición funcionales a los grupos de poder, acusó a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), de no funcionar, pero AMLO luego de alcarar que la empresa estatal funciona bien, afirmó que los sabotajes de las administraciones anteriores tenían un “transfondo privatizador”, que se repite ahora cuando se realizan las acusaciones (LJ 30/12).

De la misma manera, en Bolivia, luego de la recuperación del gobierno por parte de las fuerzas del MAS, se rectificó el rumbo respecto a las areas estratégicas de la producción, haciendo incapié en la principal fuente de riquezas naturales que posee el país, los hidrocarburos. Así, el presidente Luis Arce expresó que "la esperanza con esta nueva gestión es que se garantice absolutamente transparencia en todos los procesos de contratación" y en este sentido agregó que el trabajador petrolero debe ser consciente de la realidad y del papel de su empresa estatal dentro de la estrategia de desarrollo del país, a la vez que instó a empezar en 2021 la construcción de la planta para producir biodiesel y sustituir la importación (TS 22/12). Al mismo tiempo, se descubrieron nuevas reservas de gas, que comezarán a ser explotadas por empresas privadas como Repsol, Shell Panamerican Energy, pero como socios minoritarios del Estado Boliviano (CD 24/12). Al respecto, el propio ministro de de Energía e Hidrocarburos, Franklin Molina afirmó que el descubrimiento del nuevo megacampo de gas no hubiese sido posible sin las políticas tomadas durante el gobierno de Evo Morales: “La nacionalización de los hidrocarburos marcó el hito más importante en la historia del pueblo boliviano”, dijo el funcionario (P12 2/1).

Mientras tanto, las medidas económicas en torno a la profundización del proceso bolivariano continúan, pese a estar constantemente bajo fuego del imperio. Una de ellas fue el estricto control del dólar en las transacciones locales y externa en pos de superar la escases de moneda física empujada desde los Estados Unidos contra el Bolivar. En este sentido, Maduro afirmó que durante 2021 se irá hacia la economía “100% digital, que todo el mundo tenga sus métodos de pago en tarjeta de débito, de crédito”. Al mismo tiempo remarco la importancia de refortalecer los Comites Locales de Abastecimiento y Produccion durante 2021, señalando que aprobó “las líneas de trabajo para la producción nacional de todo alimento distribuido en los CLAP” (LN 3/1).

A su vez, finalizado el 2020, Venezuela cumplió con el plan de construcción de viviendas con 400.000 viviendas, a pesar del recrudecimiento de las medidas restrictivas sobre el pais y con la pandemia encima .Durante el acto de entrega del inmueble número 3.400.000 de la Gran Misión Vivienda Venezuela, Maduro anunció la designación de más de un millón de petros, la criptomoneda venezolana, para la construcción de nuevos hogares destinados a la población de bajos ingresos (TS 31/12). Contrariamente a la campaña del imperio, Maduro explicó que la figura del petro forma parte del sistema llamado ecosistema económico el sector de la construcción y agregó que con este método financiero se garantiza la meta del próximo año de construir 500.000 casa más (TS 31/12).

En la misma línea, en Cuba se profundizan las medidas tendientes a estabilizar la economía golpeada por 60 años de bloqueo y por la pandemia durante el 2020. La unificación monetaria y la modificación de los estatutos de funcionamiento de algunos sectores de la economía, pusieron el énfasis en el mayor control centralizado con base en la labor cotidiana de los trabajadores en cada uno de los rubros. Al respecto, el presidente Miguel Díaz Canel, ante la preocupación de algunos sectores de la sociedad cubana, afirmó que en estos tiempos de acelerados cambios “es cuando más innovadores tenemos que ser, cuando más podemos avanzar en cuestiones postergadas. Hay que tener valentía y tenemos que hacer cosas diferentes, haciendo lo mismo no vamos a resolverlo, ni vamos a avanzar más” (CD 30/12). Y los hechos de esta conducta muestran nuevamente sus resultados: el gobierno cubano puso a disposición de otros paises la producción de 100 millones de vacunas “Soberana 01” para el combate del covid.

Cómo lineamiento de esta estrategia encarnada en los paises del ALBA, las relaciones internacionales continuan avanzando en la construcción de la superación del capitalismo. Así se realizó la 38° Sesión de la Comisión Intergubernamental Cuba-Vietnam, el segundo socio de la Isla en Cuba y se firmaron acuerdos en el sector agroalimentario (arroz, café, granos, acuícola), la biotecnología y exploración petrolera, como cooperación científica en el desarrollo de vacunas contra la fiebre porcina habitual en Vietnam, la de origen cubano PORVAC (CD 30/12). También se profundizan la relaciones de cooperación con China, quien donó a Cuba 38 ventiladores pulmonares para equipar a los hospitales en la lucha contra el Coronavirus. Desde que Cuba reportó la llegada de la enfermedad, en marzo de 2020, la nación caribeña ha recibido la solidaridad del gobierno y de las empresas chinas mediante donativos de suministros como mascarillas faciales, trajes protectores desechables, termómetros infrarrojos, guantes quirúrgicos y zapatos de aislamiento (XH 9/1).

Con esta actitud de superar las relaciones capitalistas es por donde los pueblos encaran el proceso actual. Ante el avance de la concentración económica y de la encarnación del caos y el desorden que imponen los capitales globales, la clase obrera mundial y la de nuestro contiente en particular, por su historia de pelea, tienen algo por demostrar: que ante los ataques constantes del imperio, objetivamente el proceso indica que deben ser tomadas en nuestras manos las riendas de la producción, dejando atrás los hilos rentísticos que nos atan a una sociedad en descomposición, para poder resolver los problemas que toda la humanidad tiene planteados. Así, con esa responsabilidad a cuestas.



[ << Volver a la primera plana ]